Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Cuáles son las causales del recurso de anulación del laudo arbitral?

Frente al resultado final del proceso arbitral, que se materializa en un laudo, existen mecanismos legales que se pueden invocar para intentar anularlo. En este artículo, desarrollaremos el recurso de anulación y sus causales, contenidas en los artículos 62 y 63 del Decreto Legislativo Nº 1071.

El artículo 62 establece que contra el laudo solo podrá interponerse el recurso de anulación. Este recurso es la única vía de impugnación del laudo y tiene por objeto la revisión de su validez, basándose en las causales establecidas taxativamente en el artículo 63.

El recurso de anulación se resuelve declarando la validez o nulidad del laudo. El artículo 62, inciso 2, prohíbe que el juez se pronuncie sobre el fondo de la controversia o sobre el contenido de la decisión, así como sobre los criterios, motivaciones o interpretaciones del tribunal arbitral.

Paula Rojas, en su tesis, cita el comentario de Alfredo Bullard respecto al artículo 62:

“…Aquí claramente se señala que no se discuten las motivaciones que no son discutibles; lo único que podríamos admitir es un laudo que no está motivado, que está en blanco, o sea, resuelve nomás si no dice por qué resuelve. El único caso claro está porque hay ausencia de motivación, pero no puedes discutir el contenido de la motivación por más malo que sea, y en eso la ley es bastante clara. El objetivo del recurso de anulación y yo siempre lo he dicho, es proteger el convenio arbitral, es decir proteger el acuerdo de las partes…”

Las causales de anulación del laudo arbitral, según el artículo 63, son las siguientes:

  1. El laudo sólo podrá ser anulado cuando la parte que solicita la anulación alegue y pruebe:
  2. Que el convenio arbitral es inexistente, nulo, anulable, inválido o ineficaz.
  3. Que una de las partes no ha sido debidamente notificada del nombramiento de un árbitro o de las actuaciones arbitrales, o no ha podido por cualquier otra razón, hacer valer sus derechos.
  4. Que la composición del tribunal arbitral o las actuaciones arbitrales no se han ajustado al acuerdo entre las partes o al reglamento arbitral aplicable, salvo que dicho acuerdo o disposición estuvieran en conflicto con una disposición de este Decreto Legislativo de la que las partes no pudieran apartarse, o en defecto de dicho acuerdo o reglamento, que no se han ajustado a lo establecido en este Decreto Legislativo.
  5. Que el tribunal arbitral ha resuelto sobre materias no sometidas a su decisión.
  6. Que el tribunal arbitral ha resuelto sobre materias que, de acuerdo a ley, son manifiestamente no susceptibles de arbitraje, tratándose de un arbitraje

nacional.

  1. Que según las leyes de la República, el objeto de la controversia no es susceptible de arbitraje o el laudo es contrario al orden público internacional, tratándose de un arbitraje internacional.
  2. Que la controversia ha sido decidida fuera del plazo pactado por las partes, previsto en el reglamento arbitral aplicable o establecido por el tribunal arbitral.
  3. Las causales previstas en los incisos a, b, c y d del numeral 1 de este artículo sólo serán procedentes si fueron objeto de reclamo expreso en su momento ante el tribunal arbitral por la parte afectada y fueron desestimadas.
  4. Tratándose de las causales previstas en los incisos d. y e. del numeral 1 de este artículo, la anulación afectará solamente a las materias no sometidas a arbitraje o no susceptibles de arbitraje, siempre que puedan separarse de las demás; en caso contrario, la anulación será total. Asimismo, la causal prevista en el inciso e podrá ser apreciada de oficio por la Corte Superior que conoce del recurso de anulación.
  5. La causal prevista en el inciso g. del numeral 1 de este artículo sólo será procedente si la parte afectada lo hubiera manifestado por escrito de manera inequívoca al tribunal arbitral y su comportamiento en las actuaciones arbitrales posteriores no sea incompatible con este reclamo.
  6. En el arbitraje internacional, la causal prevista en el inciso a. del numeral 1 de este artículo

se apreciará de acuerdo con las normas jurídicas elegidas por las partes para regir el convenio arbitral, por las normas jurídicas aplicables al fondo de la controversia, o por el derecho peruano, lo que resulte más favorable a la validez y eficacia del convenio arbitral.

  1. En el arbitraje internacional, la causal prevista en el inciso f. podrá ser apreciada de oficio por la Corte Superior que conoce del recurso de anulación.
  2. No procede la anulación del laudo si la causal que se invoca ha podido ser subsanada mediante rectificación, interpretación, integración o exclusión del laudo y la parte interesada no cumplió con solicitarlos.
  3. Cuando ninguna de las partes en el arbitraje sea de nacionalidad peruana o tenga su domicilio, residencia habitual o lugar de actividades principales en territorio peruano, se podrá acordar expresamente la renuncia al recurso de anulación o la limitación de dicho recurso a una o más causales establecidas en este artículo. Si las partes han hecho renuncia al recurso de anulación y el laudo se pretende ejecutar en territorio peruano, será de aplicación lo previsto en el título VIII.

En conclusión, según el Decreto Legislativo Nº 1071, la anulación del laudo arbitral es el único medio impugnatorio mediante el cual se puede declarar la validez o nulidad del laudo. Dicho medio impugnatorio depende de que se cumplan las causales taxativas del artículo 63. La adecuada aplicación del recurso de anulación puede garantizar la eficacia de la autonomía privada de las partes y un mejor desarrollo del arbitraje.

Finalmente, el Centro de Arbitraje Latinoamericano e Investigaciones Jurídicas (CEAR LATINOAMERICANO) ofrece la administración de procesos arbitrales transparentes, con altos estándares de calidad y seguridad en el servicio, en materia de contratación pública o entre privados. Si tiene alguna consulta, no dude en contactarnos. CEAR LATINOAMERICANO lo atenderá en tiempo real e inmediato.

Leave a comment

ESCRÍBENOS AHORA