Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿El laudo arbitral tiene el efecto de cosa juzgada?

El artículo 139, inciso 2 de nuestra Constitución Política, titulado “Principios de la Administración de Justicia”, establece que “la independencia en el ejercicio de la función jurisdiccional. Ninguna autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni interferir en el ejercicio de sus funciones. Tampoco puede dejar sin efecto resoluciones que han pasado en autoridad de cosa juzgada. De manera similar, el artículo 3 del Decreto Legislativo Nº 1071 otorga independencia a los árbitros, quienes cumplen con su función jurisdiccional de resolver controversias.

Una de las características de los órganos jurisdiccionales, incluido el arbitraje, es la capacidad de resolver controversias de manera definitiva, lo que se traduce en sentencias que adquieren la autoridad de cosa juzgada. En el Poder Judicial, una sentencia firme y consentida es aquella que no puede ser impugnada. En el arbitraje, la decisión final de los árbitros, denominada laudo arbitral, adquiere el carácter de cosa juzgada siempre que no existan irregularidades.

La importancia de la cosa juzgada en los laudos arbitrales radica en su eficacia sobre lo decidido por los árbitros. Como menciona Tania Echandia en su tesis, no existe “una segunda instancia a nivel arbitral en la que se permita resolver sobre la justicia o injusticia de lo ya decidido”.

Esto se refleja en el artículo 59, inciso 2 del Decreto Legislativo Nº 1071:

Artículo 59.- Efectos del laudo.

  1. Todo laudo es definitivo, inapelable y de obligatorio cumplimiento desde su notificación a las partes.
  2. El laudo produce efectos de cosa juzgada.
  3. Si la parte obligada no cumple con lo ordenado por el laudo, en la forma y en los plazos establecidos, o en su defecto, dentro de los quince (15) días de notificada con el laudo o con las rectificaciones, interpretaciones, integraciones y exclusiones del laudo, cuando corresponda; la parte interesada podrá pedir la ejecución del laudo a la autoridad judicial competente, salvo que resulte aplicable el artículo 67.

En conclusión, la característica de cosa juzgada en los laudos arbitrales asegura la definitividad y obligatoriedad de las decisiones arbitrales, garantizando así la eficacia y seriedad del proceso arbitral.

Finalmente, queremos informar que el Centro de Arbitraje Latinoamericano e Investigaciones Jurídicas – CEAR LATINOAMERICANO – ofrece la administración de procesos arbitrales transparentes, con altos estándares de calidad y seguridad en el servicio, tanto en materia de contratación pública como entre privados. Si tiene alguna consulta, no dude en contactarnos. En CEAR LATINOAMERICANO, lo atenderemos en tiempo real y de manera inmediata.

Leave a comment

ESCRÍBENOS AHORA